Los padres de hoy están en apuros: 5 pautas de oro

shutterstock 284884619

por LaFamilia.info

Para nadie es un secreto que la forma de la criar a los hijos ha cambiado en estos últimos años, puesto que la autoridad paterna, los límites, normas, y demás elementos de la crianza responsable, han ido perdiendo importancia; tanto así que varios especialistas hablan de una “crisis educativa”, entre ellos Emma Jenner, niñera británica y autora del libro Keep Calm and Parent On.

En un artículo del Huffington Post, la niñera se declara como una persona optimista y poco alarmista, pero reconoce que lo que ha visto en los últimos años demuestra que los padres de hoy están en apuros: “he trabajado con niños y padres en dos continentes y durante dos décadas, y lo que he visto en los últimos años me alarma.”

Estas son sus cinco razones por las que afirma que la crianza moderna está en crisis:

1. “Tenemos miedo a nuestros hijos”

Los niños amenazan a los padres con sus caprichos y prefieren ceder a ellos antes de que hagan un berrinche, pero la niñera advierte que esto es un gran error: “¿De qué tenéis miedo? ¿Quién manda de los dos? Deja que llore si quiere, y vete de ahí para no escuchar el llanto. Pero, por favor, no trabajes de más sólo para agradar al niño. Y, lo más importante, piensa en la lección que le estás enseñando si le das todo lo que quiere sólo por ponerse a llorar”.

2. “Hemos bajado el listón”

Cuando los niños se comportan mal, ya sea en público o en privado, los padres tienden a encogerse de hombros como diciendo: “Así son los niños”. “Te aseguro que no tiene por qué ser así. Los niños son capaces de mucho más de lo que los padres normalmente esperan de ellos. (…) La única razón por la que no se portan bien es porque no les has mostrado cómo hacerlo y porque no esperas que lo hagan. Así de simple. Pon el listón más alto y tu hijo sabrá cómo comportarse”, aconseja Jenner.

3. “Hemos perdido las costumbres del pueblo”

La experta relata que anteriormente las personas que rodeaban al niño, tenían la potestad para corregirlo, en cambio ahora es al contrario. “En la actualidad, si a alguien que no es padre del niño en cuestión se le ocurre regañarlo, a los padres no les hace ninguna gracia. Quieren que su hijo parezca el niño perfecto, y por eso no aceptan que los maestros u otras personas digan lo contrario. Entrarán en cólera e irán a hablar con el profesor antes que con su hijo por haberse portado mal en clase”.

4. “Confiamos demasiado en los atajos”

Jenner no está en contra de las comodidades de la vida moderna, pero advierte que también pueden ser un arma de doble filo. “Los padres están más ocupados que nunca, y estoy totalmente a favor de tomar el camino fácil siempre que sea necesario. Pero los atajos también pueden ser una pendiente resbaladiza. Cuando descubres lo bien que Caillou entretiene al niño en un avión, que no te tiente la idea de ponerle los dibujos en un restaurante. Los niños también tienen que aprender a ser pacientes. Tienen que aprender a distraerse ellos solos. Tienen que aprender que no toda la comida va a estar siempre caliente y lista en menos de tres minutos y, si es posible, también tienen que aprender a ayudar en la cocina… Enseña a los niños que los atajos pueden servir de ayuda, pero que resulta muy satisfactorio hacer las cosas por la vía lenta”.

5. “Los padres ponen las necesidades de los hijos por encima de las suyas”

Se nota un deseo desmedido por atender todas las solicitudes de los hijos cuando y como ellos lo pidan: “Cada vez con más frecuencia veo a mamás que se levantan de la cama cada dos por tres para satisfacer los caprichos del niño. O a papás que lo dejan todo y se recorren el zoo de punta a punta y a toda prisa para comprarle a la niña una bebida porque tiene sed. No pasa nada por no levantarte en mitad de la noche para darle otro vaso de agua a tu hijo. No pasa nada si el papá del zoo dice: ´Claro que vas a beber agua, pero vamos a tener que esperar hasta llegar a la próxima fuente´. No pasa nada por utilizar la palabra no de vez en cuando”. Y agrega: “Naturalmente, los padres tienden a cuidar de sus hijos en primer lugar, y esto es bueno. Sin embargo, los padres de hoy en día han ido demasiado lejos, sometiendo sus propias necesidades y salud mental a las de sus hijos”.

Finalmente la niñera hace un llamado para evitar que este tipo de educación haga estragos en las próximas generaciones: “Pido por favor a todos los padres y cuidadores del mundo que exijan más a los niños. Que esperen más de ellos. Que les hagan partícipes de sus luchas. Que les den menos. Que les pongan rectos y que, juntos, les preparemos para que tengan éxito en el mundo real, y no en el mundo protegido que hemos creado para ellos”.

¿Está en crisis la crianza actual?

Otros especialistas también se han referido a esta realidad, como por ejemplo Ángela Marulanda (Entrevista Ángela Marulanda: Desafío de ser padres), Pilar Sordo (Las consecuencias de ser “papá – amigo”) y Steve Hughes (Autoestima malentendida en los niños), entre otros.

Lo cierto es que las consecuencias de una crianza tibia y floja como la que reina hoy en algunos hogares, puede hacer causar mucho daño en los adultos del mañana.